La apuesta de un destino, la Liébana, que mira al futuro, para ser competitivo sostenible y verde

Compartir artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

La Liébana, un destino turístico que se renueva con la sostenibilidad

La comarca de Liébana es una especie de valle de valles con un microclima especial por la barrera geológica de los picos de Europa que paran o entorpecen los vientos y lluvias del mar Cantábrico y Océano Atlántico, originando así un clima mucho más seco y soleado que el resto de Cantabria (Parte de la España Verde mucho mas lluviosa), que a su vez condiciona unos ecosistemas muy diferenciados de su entorno natural más próximo.

El tremendo desnivel de alturas, que oscila desde los aproximados 200 msnm de la zona de Potes (Capital de la comarca) hasta las cumbres cercanas de unos 2.300 msnm, provoca un gradiente de ecosistemas únicos en tan poco espacio, que en muy pocos sitios se puede observar.

En la parte baja se dan encinares, alcornocales, viñedos (Propios de ambientes mediterráneos), que al ir subiendo en altura se transforman en robledales, hayedos, abedules, serbales (Que sin duda en Otoño es un espectáculo de colores que  no se puede perder, por sus verdes, amarillos, rojizos, ocres…que ofrecen estos bosques) hasta llegar a las partes altas (1.700) que todo el paisaje pasa a ser prados, roquedos y matorrales de alta montaña, cubiertos de nieve en invierno.

Pueden ver este álbum de fotos de la zona de la Liebana-Picos de Europa

Obviamente la vegetación, la geomorfología y el clima son factores clave para la supervivencia de la fauna, que con algo de paciencia, sigilo y conocimiento se pueden ver corzos, rebecos, venados (Yo los pude ver) y hasta una jabalina (como mascota pero libre, de un cazador que la recogió de bebe, cuando mataron a su madre. La verán en el álbum de fotos también). Cabe destacar la presencia del urogallo, en peligro de extinción, siendo además una única subespecie. Sin olvidarnos de medianos carnívoros como el tejón, la marta o la gineta, muy difíciles de ver.

Les comparto este video sobre los paisajes de alta montaña de Picos de Europa

Se sabe de la existencia de osos, oso pardo, y ocasionalmente lobos que sobreviven en este entorno del Parque Nacional de los Picos de Europa, creado en el 1918 y que en la parte de Cantabria ocupa una extensión de más de 14.000 hectáreas, pero con un área de influencia que engloba a la mayoría de los municipios de la comarca de la Liébana, lo que no conlleva solo restricciones ambientales para el uso público a los 5.000 habitantes sino que también reciben ventajas económicas pero sobre todo, el recurso clave del turismo tan exitoso de estos valles, que es la Naturaleza, con una calidad ambiental que se transformara en una importante calidad turística.

La geomorfología de este territorio es uno de los mayores atractivos por la espectacularidad de sus paisajes rocosos

Sin duda alguna la geomorfología de este territorio es uno de los mayores atractivos por la espectacularidad de sus paisajes rocosos de piedras calizas que sobresalen sobre los bosques densos que ocupan la parte baja y media de los valles.

Es sin duda uno de los territorios kársticos  más relevantes del mundo. Los Picos de Europa presentan algunos de los ejemplos de fenómenos kársticos de mayores dimensiones del planeta, que en mi opinión estos materiales le confieren un gusto especial al agua. Si no lo creen, ¡Pruébenla!

Aquí, pueden ver otro video sobre el descenso desde los puertos de Áliva en los Picos de Europa

Un tema muy interesante y que en gran parte es la causa de este paisaje abrupto y recalco espectacular, es una curiosidad geológica que un amigo me explico y se trata de que es un lugar único, donde el rio va en dirección contraria al mar, es decir baja al sur en vez de al norte (Mar Cantábrico) y confiere de esta manera unos valles cuya erosión y formación está orientada de Oeste a Este, hasta  que el rio encuentra su mejor salida por la parte meridional donde orada la roca caliza.

smacap_Bright

Un lugar único, donde el rio va en dirección contraria al mar, es decir baja hacia el sur en vez de ir al norte y un valle que va del Oeste al Este.

La combinación drástica entre estos valles formados por los ríos y los paisajes de alta montaña de los picos creados en la glaciación (Parece que de origen marino), hacen un viaje obligado si quieren sentir las emociones y la experiencia de observar y sentir la Naturaleza en todas sus dimensiones.

En este articulo, apenas voy a mencionar los pueblos (Potes, Camaleño, Mogrovejo, etc.) y su arquitectura popular que otorgan a esta comarca un valor humano más que notable, porque reflejan una historia construida en el siglo XVI, pero cuyos hórreos (una especie de graneros voladizos de madera) aparecen documentados ya en el siglo IX.

Vean aquí álbum de fotos de la comarca y valles de la Liébana

Su población de apenas 5.000 habitantes en toda la comarca le confiere un patrimonio social que es imprescindible que perviva para no perder la identidad local y ahora se trata de evitar la migración joven y atraer nuevos habitantes.

Si quieren sentir las emociones y la experiencia de sentir la Naturaleza en todas sus dimensiones, “conecta sensaciones”(slogan del destino)

El turismo, principal fuente económica de esta comarca se basa en este increíble y llamativo entorno natural, al que se le sumaria un patrimonio cultural, donde esta vez quiero resaltar la riqueza gastronómica, con un producto final, donde se mima la cadena de valor, desde el recurso hasta el consumidor.

Aquí, me gustaría referirme esencialmente a lo que he podido probar y me ha llamado la atención: los quesos, algunos bien diferenciados aunque menos conocidos (Los quesos ahumados, los frescos,…tanto de vaca, cabra u oveja), las carnes, ya que esta zona es muy conocida por sus diferentes cortes (Chuleton, solomillo, etc.) y permiten la elaboración de diferentes platos, (pueden verlo en las fotos de este álbum) y claro no puede evitarse nombrar el famoso cocido lebaniego, un endemismo culinario de España, que pude probarlo en el conocido y recomendado Hostal Remoña en Espinama, quienes ya recibieron una medalla al mejor cocido de la comarca.

Hostal Remoña

Jésus, su propietario gestiona este hostal y apartamentos en un pueblo o más bien pedanía de Camaleño, donde apenas viven unas decenas de personas, pero es justo lo que le confiere ese valor de identidad rural. Un personaje que mima su ganado y más aun a los turistas, jugando un rol clave en la animación turística de la zona, aunque no lo sepa.

El mismo me recomendó visitar una destilería de orujo lebaniego, Orulisa, regentada por una crack del tema, Isabel que recogió el legado de sus padres y ha desarrollado de forma artesanal un orujo ecológico (orgánico) de hollejos o pieles de uva, libres de pesticidas en sus viñedos de Pumareña con uvas de garnacha, mencía y palomino, elaborando sus 2 marcas ‘Justina de Liébana’ y ‘Los Picos’ y sus variedades cocteleras.

Aunque no se diga, esto y en general el proceso de cadena de valor gastronómico es un ejemplo muy interesante de economía circular, donde apenas se produce desperdicio.

Aquí pueden ver este álbum de fotos gastronómicas

La Liébana es un renovado destino que apuesta por la sostenibilidad y el mercado verde

Este territorio natural basa sus ingresos económicos en el turismo como actividad principal y con un cierto riesgo de monoactividad económica, que ya sufre impactos ambientales y sociales en la temporada alta de verano y puentes concretos como Semana Santa, que no solo perjudican su imagen y posicionamiento en el mercado actual sino que podría dañar su patrimonio natural.

Para gestionar estos impactos negativos y pensar en un futuro cercano, la comarca a través de su GAL (Grupo de Acción Local) ha aprobado su Plan de Sostenibilidad Turística, recibiendo un aporte del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo por un importe de 2.750.000 €.

Sus objetivos se pueden resumir en conseguir que el destino turístico, cuyo 70% de su territorio son áreas naturales protegidas, se desarrolle y gestione de forma sostenible para conseguir su competitividad a medio plazo.

Redistribuir los flujos turísticos para aliviar la sobre-saturación del corredor Potes-Fuente Dé en las temporadas altas y dinamizar el resto; Limitar el impacto negativo y asegurar la sostenibilidad de la actividad turística, Reforzar la gestión y consolidar la imagen del destino, Mejorar la oferta en los productos turísticos clave; Incrementar la estancia media de los turistas, que es más baja que en el resto de la Región; y Reducir la estacionalidad que es demasiado marcada, al igual que la mayoría de los destinos turísticos, especialmente del interior.

Toda una apuesta por el futuro cercano que determinara la nueva imagen sostenible y verde del territorio, más cercana a las tendencias del mercado nacional e internacional.

Puede que muchas zonas rurales y naturales tengan patrimonios similares, pero no tengo duda sobre la excepcionalidad de estos valles y picos

Puede que muchas zonas rurales y naturales tengan patrimonios similares, pero no tengo duda sobre la excepcionalidad de estos valles y picos, que si pudiese elegir, la temporada ideal sería el Otoño e Invierno, por esos contrastes de paisajes con la gastronomía.

Y claro acuérdense que las playas cántabras están a 1 hora y media, lo que le convierte en un escenario muy especial, pudiendo caminar desde la nieve al mar o viceversa, por el “camino lebaniego”, que lo tengo en mi agenda para el próximo año. ¿Se animan?

Buen viaje y un cordial saludo

Arturo Crosby

Editor Natour magazine

Fuente: https://forumnatura.org/2020/10/28/la-apuesta-de-un-destino-la-liebana-que-mira-al-futuro-para-ser-competitivo-sostenible-y-verde/

Otros artículos